viernes, agosto 08, 2008

To be or not to be... a "Stay at Home MOM".


Tres meses de vacaciones de verano. Tres meses exactos. Los chicos se divierten. Salen, entran, van y vienen. Con uno, dos, tres, mil amigos. La casa es un caos, imposible de mantener en orden. Los almohadones de los sillones desaparecen y forman un fuerte en el cuarto de Simon. El plan era quedarme en casa tranquila durante el verano para pensar que quiero hacer, pero evidentemente subestime a las madres ‘amas de casa’.

Esta mañana mientras Sofía me perseguía por la casa para que la lleve a la Biblioteca, Simon corría con su amigo como el demonio de Tasmania por toda la casa, las vecinitas de al lado tocaban la puerta para venir a jugar y la ropa en el lavadero se apilaba casi hasta impedirme abrir la puerta, me encerré en mi cuarto y pensé “estoy presa en mi propia casa...?”. No.
Elijo relajarme y disfrutarlos. Elijo dejarlos ser, jugar y descansar. Debo admitir que muchas veces pierdo el control, me tiro de los pelos y pego cuatro gritos (en esos momento el demonio soy yo, no Simon). No soy la madre perfecta. La verdad es que la mayoria de las veces me hacen gracia y me divierten.

Me tomare un par de meses mas. Que mas da!

3 comentarios:

Roberto dijo...

JAJAJAJA!!!!!!

Anónimo dijo...

JAJAJA!!!!

Anónimo dijo...

JAJAJA!!!